Redes neuronales: encargadas de sentidos como ver y oler

Luis López

, CIENCIA

Si bien antes se creía que ciertas zonas del cerebro se encargaban de determinadas funciones cognitivas como ver, oler, saborear y más, ahora, gracias a la neurociencia en red, se sabe que las interconexiones cerebrales son las que realmente hacen posible ese tipo de cosas.

Antes, por ejemplo, se creía que la parte encargada de la visión estaba en la zona cerebral que está en la parte posterior de la cabeza. La idea se sostuvo por mucho tiempo, ya que los científicos –al ver que esas eran las zonas a las que les llegaba más sangre (porque se estaba usando en ese momento)– asumían que allí ‘se procesaba’ la visión. Sin embargo, como otros casos explicados en la revista Wired, al analizar a un paciente con una lesión en el tálamo (en el centro del cerebro) que le causaba alucinaciones asomó la teoría de que las funciones cerebrales no están tan localizadas como se pensaba, ya que no tiene sentido que una persona ‘vea cosas’ por tener una lesión en un lugar que supuestamente se encarga de procesar lo que ves.

De esto precisamente se trata la neurociencia en red, que todavía está en sus primeros pasos. Sin embargo, estas investigaciones han ayudado a comprender los patrones de conexión entre las neuronas, su relación con las diferentes enfermedades como la esquizofrenia y aplicar medicamentos en función del ‘daño en la red’ y no en función de la enfermedad como tal.

TE INTERESA: Yamamoto, en Japón, prohíbe el celular mientras caminas

Hallazgos de la neurociencia en red

  • Algunos investigadores demostraron que los trastornos que van desde la esquizofrenia hasta el accidente cerebrovascular parecen depender no de zonas localizadas del cerebro, sino de los circuitos entre esas regiones. O sea, cómo se conectan y comunican entre sí.
  • Científicos han utilizado los mapas generados por las redes cerebrales para comprender mejor cómo varía nuestra forma de ser, el diagnóstico psiquiátrico y el desempeño en las pruebas psicológicas.
  • Un grupo de investigadores de CalTech se basó en las redes cerebrales de diferentes personas para predecir qué tan abiertos eran a nuevas experiencias. Allí descubrieron que el cerebro tiene grupos de neuronas que (dependiendo de lo que pase) unas hacen conexiones de corto alcance y otro grupo más pequeño de largo alcance para activar zonas más lejanas del cerebro.

“Las neuronas no son esféricas, las neuronas tienen un cuerpo celular y luego tienen esta cola larga que les permite conectarse con muchas otras células. Incluso puedes mirar la morfología de la neurona y decir, ‘Oh, bueno, la conectividad tiene que importar. De lo contrario, no se vería así”.

Danielle Bassett, profesora de bioingeniería en la Universidad de Pennsylvania

Imagen: Alina Grubnyak, vía Unsplash.

Deja una respuesta