¿Te gusta el vino? Ahora dicen que no es tan bueno

Luis López

, CIENCIA

Un grupo de Investigadores de la Universidad del Sur de California publicó un estudio que relaciona el envejecimiento prematuro del cerebro con el hábito de beber alcohol y fumar cigarrillos.

El estudio utilizó como referencia más de 17.000 escáneres cerebrales del Biobanco del Reino Unido y, a través de su análisis, pudo calcular la cantidad de días que envejece el cerebro por cada gramo de alcohol y cada cigarrillo que se fuma.

Cabe destacar que este estudio, comenta Business Insider, es uno de los más grandes jamás realizados en esta área, porque si bien hay otros que llegaron a conclusiones similares, este no utilizó pequeños grupos de personas o ratones.

TE INTERESA: ¿Un Sensor Que Detecta El COVID-19 En El Aire? Lo Están Haciendo

Cómo se hizo el estudio

  1. Utilizaron el 30% de las muestras suministradas por el Biobanco del Reino Unido para el estudio, unas 5.193 tomografías de sujetos que tenían entre 45 y 81 años.
  2. Luego, introdujeron los análisis y datos de ese 30% para programar un computador.
  3. Este computador analizó cada cerebro para determinar su edad.
  4. Finalmente, compararon las estimaciones del computador con la edad real de cada persona y sus hábitos para ver si estos envejecían el cerebro.
  5. Al comparar esos resultados con el otro 70%, descubrieron que cuanto más se bebe y fuma, más probabilidades hay de tener un cerebro envejecido prematuramente.

Estas fueron las conclusiones

  • Una caja de cigarrillos diaria envejece 11 días.
  • Cada gramo de alcohol envejece el cerebro 7,5 días.
  • Una copa de vino tiene 14 gramos de alcohol.
  • Si bien el alcohol es bueno para el corazón, es malo para el cerebro.
  • Los imágenes cerebrales revelaron disminuciones en la sustancia blanca del cerebro (fibras nerviosas densamente conectadas que ayudan a introducir señales eléctricas a través del cerebro) y materia gris (otro tipo de tejido cerebral que se desgasta a medida que disminuye la función cognitiva).
  • Los efectos pueden revertirse si se abandona el hábito de beber y fumar.
  • Adicionalmente, si se adquieren hábitos saludables como una mejor dieta y una vida física y mentalmente activa, acelerarían la reversión del proceso de envejeciiento.

“La diferencia de 0,4 años fue estadísticamente significativa. Sugerimos que el consumo diario o casi diario de alcohol puede ser perjudicial para el cerebro”.

Arthur Toga, autor principal del estudio.

Imagen: Vinotecarium, vía Pixabay.

Deja una respuesta